Permite identificar a las partes de una comunicación electrónica, intercambiar información cifrada para garantizar la confidencialidad de los datos, y firmar electrónicamente documentos para probar la integridad y procedencia de la información.