Los documentos en soporte físico podrán ser destruidos según la naturaleza de la información, y bajo el proceso de digitalización apegados a los procesos que establece la actual NOM para otorgar integridad al mensaje de datos.